viernes, 21 de febrero de 2014

LA TÉCNICA DE REGRESIONES: UNA MIRADA A NUESTRA ESENCIA PARA LA TRANSFORMACIÓN



Estas son las preguntas más fecuentes que suelen aparecer sobre el tema de las regresiones:

. ¿Hemos de considerar las regresiones como una terapia en sí misma? ¿Cómo la podríamos definir?

Las regresiones sí constituyen una terapia, dentro del marco adecuado. Son una forma de acceder a contenidos del inconsciente, devolviéndonos recuerdos asociados a algún momento traumático que nos causó una creencia infundada. Estas creencias no conscientes son las que causan la mayoría de disfunciones que pueden padecerse a lo largo de la vida. Para que una regresión sea efectiva, la persona debe sentir y no sólo recordar, es decir, es importante que reviva la emoción vinculada al recuerdo para que se dé el cambio a positivo. Se recuperan vivencias anteriores sólo para mejorar el presente, y no como una finalidad en sí mismas. Dicho de otro modo: no es aconsejable hacer regresiones sólo por curiosidad o por motivaciones superficiales o banales, y un profesional con ética nunca se prestará a tomarlo como un juego. 



. ¿Qué técnicas son adecuadas para que una persona consiga recordar su pasado? 

Hay diferentes métodos o técnicas para facilitar que la persona entre en un estado “alfa”, donde las ondas cerebrales son más lentas y se produce la relajación necesaria, de modo que el inconsciente se pueda comunicar con fluidez, y proporcionar la información necesaria para la mejora o el cambio.

La hipnosis por sí sola necesitaría de todo un capítulo, sobre todo porque está muy alterado el concepto de este  método de inducción, debido a lo que se muestra en algunos espectáculos. La hipnosis no es más que una relajación más profunda, donde a pesar de todo, la persona está plenamente consciente de lo que sucede, y puede decidir por sí misma, igual que lo haría en estado de alerta.

Con una relajación inducida también se puede entrar en regresión, y a veces incluso, directamente a través de una frase repetitiva, un estado emocional, un sueño, un síntoma, etc., si están muy en “caliente”.
 
. ¿Todo el mundo consigue “conectar” o hay que prepararse de alguna manera?

Depende de la facilidad que se tenga para relajarse y permitir que surjan contenidos, sin estarse cuestionando si son una invención de la mente. No todo el mundo lo consigue a la primera, y esto no significa que no pueda darse una regresión en próximas ocasiones, o de la mano de otro profesional.

Aunque nada de esto es imprescindible, el que se haga meditación, introspección, alguna terapia o trabajos de desarrollo de la conciencia, facilita entrar en un estado “alfa” y una elaboración posterior de los contenidos que aparecen.  Por supuesto que hay excepciones, y me he encontrado con casos de todo tipo: personas que jamás habían hecho ningún trabajo terapéutico previo y tenían una sorprendente facilidad para conectar con su pasado y revivirlo, y otras que venían del ámbito terapéutico, y sin embargo no conseguían resultados de entrada. 

De todos modos, existen alternativas que el profesional utiliza para un óptimo aprovechamiento del trabajo, como son la visualización y otras técnicas complementarias. Es una labor creativa, que se va construyendo en la medida que marca la predisposición de quien acude.

Hay distintos modos de estar en regresión, pues no todo el mundo “ve” imágenes en su mente (canal visual preferente), sino que hay quién tiene sensaciones físicas (canal cinestésico preferente) o aparecen frases o palabras (canal auditivo preferente). No por no ser capaz de “ver” significa que no se esté haciendo un trabajo completo.(Continúa la lectura clicando en "Más información").

sábado, 22 de junio de 2013

ADICCIONES COTIDIANAS




Las adicciones más conocidas son las que tienen efectos evidentes y causan estragos en la salud, tanto física como psíquica. Hay que tener en cuenta que la mayoría de adicciones graves, causan la muerte física y/o emocional de la persona: es la manera más segura para escaparse, literalmente en cuerpo y alma, del presente.
Pero ¿qué pasa con esas adicciones que están enmascaradas, bien por ser promovidas socialmente, bien por ser muy sutiles y estar casi normalizadas? A veces la frontera entre el comportamiento aceptado según ciertos baremos, y el considerado patológico no está tan clara, o puede pasar desapercibida durante mucho tiempo, antes de evidenciarse como una adicción, es decir, una conducta o actitud que nos perjudica y que aún sabiéndolo, no somos capaces de evitar.

Por qué aparecen los comportamientos adictivos
Una adicción llena un vacío no reconocido, normalmente sentido en la infancia temprana, y actúa tapando un dolor profundo que la persona no se ve capaz de afrontar. La adicción es una huída muy clara ante la propia vulnerabilidad: mientras me ocupo de satisfacer una demanda compulsiva, no estoy siendo consciente de la carencia (vacío) ni de la herida (dolor), ni estoy presente con plenitud.
Sin darnos cuenta, solemos repetir las situaciones no resueltas que tuvimos durante la niñez, y buscamos relacionarnos con personas que tienen algo de nuestros progenitores. Eso hace que nuestras heridas –todos las tenemos- sean tocadas una y otra vez. Aparecen emociones muy molestas, y si no nos proponemos parar para ponernos en contacto con eso, y averiguar lo que sucede a nivel interno, puede darse la huída en muy diversas formas.

¿Cuál sería la frontera entre lo aceptable y la tendencia a la adicción?
A veces resulta difícil hacernos conscientes de cuándo estamos traspasando la línea, pues las actitudes y los hábitos que nos protegen, se van instalando poco a poco y no de forma repentina. Una manera de saberlo es ver si lo que hacemos nos resulta placentero, incluso después (cuando ya se ha terminado el estímulo) o si por el contrario, aparecen sensaciones inquietantes de culpabilidad y vacío.
En los siguientes casos, no hay que perder de vista que me refiero a todo lo que tenga con ver con evasión y exceso, llevando al límite algo que suele ser muy cotidiano, con perjuicio para nuestra salud, y nuestro equilibrio y estabilidad emocional. Detrás de una gran o pequeña adicción, hay una mala gestión de las emociones y una dificultad en aceptar la realidad tal como es.
(Continúa la lectura clicando en "Más información")

viernes, 7 de junio de 2013

INFLUENCIA GENEALÓGICA E INDIVIDUALIDAD



Somos el resultado de muchas circunstancias anteriores que se fueron entrecruzando: un sinfín de personas tejieron el ramaje que ha confluido en cada uno de nosotros. Por tanto, somos consecuencia del acontecer de numerosos hechos fortuitos, y causa al mismo tiempo, si ya tenemos hijos o cuando los tengamos en un futuro.
Lo estrictamente hereditario condiciona en alto grado el aspecto, el carácter, la predisposición a tener ciertas enfermedades, etc. Ahora se sabe que esa herencia, aunque por supuesto influye, no es determinante: si se es capaz de adoptar creencias y actitudes en consonancia con lo que sería coherente para cada individuo - en los aspectos material, de salud y emocional-, se puede minimizar esa tendencia congénita o dejarla en letargo durante toda la vida.
Hay muchos condicionantes, además del biológico. Y según el punto de vista espiritual, tanto la genética como el entorno familiar, son elegidas por el nuevo ser para superar una serie de limitaciones o desarrollar ciertos talentos, a lo largo de su existencia.
A lo largo de la infancia, existen numerosos factores que nos están influyendo y marcan los rasgos de cómo seremos de adultos. Los padres dejan una gran impronta en los hijos, y sería ideal que ésta fuese positiva y aleccionadora, pero la realidad es que perpetuamos nuestras carencias y limitaciones en nuestros descendientes, cuando no somos conscientes de ellas. 
(Continúa la lectura clicando en "Más información")

domingo, 27 de enero de 2013

¿NUEVAS Y VIEJAS ENERGÍAS?



Parece que últimamente el mundo de las terapias, de la salud natural y de lo alternativo, incluso de lo espiritual, se divide en dos fracciones muy opuestas: las nuevas energías y las antiguas o viejas energías.


Las “nuevas” se asocian con lo válido, lo máximo, lo potente, lo que “toca”, etc.; por el contrario, las “viejas”, son sinónimo de obsoleto, lento, inútil, inadecuado y “a erradicar”. Se utiliza incluso como algo peyorativo cuando se dice de alguien o de algo que no está en sintonía con las “nuevas energías”. Y a la vista de esto, no puedo evitar preguntarme varias cosas, la primera de ellas: ¿quién decide si son de un tipo u otro? Empezando porque la definición de energía ya es complicada en sí misma y habrá variedad de ellas, según a quien se pregunte, si además se le añade el adjetivo calificativo delante, aún resulta más confuso. Quizás ponemos etiquetas por afán de identificarnos con algo, que en realidad desconocemos.


Hay multitud de mensajes canalizados, incluso cursos o talleres que han sido transmitidos por esa vía, pues cada vez más personas tienen esa facilidad o capacidad, y eso en sí mismo, no es malo ni bueno por decirlo de algún modo. Y es más, la mayoría estamos captando información sin ser conscientes, tanto si proviene de seres extracorpóreos, como del universo, como del inconsciente colectivo, sólo que muchas veces ni siquiera nos damos cuenta.  Es más que razonable la costumbre de cuestionarse si eso es utilizable o no para cada cual, y si resulta práctico a la hora de aplicarlo: ¿quién puede determinar lo verdadero o falso del contenido que se recibe? ¿Hasta qué punto es fiable, o es producto de la mente –el cerebro humano es extraordinariamente complejo- de quien está haciendo de canal? ¿Y cómo podemos comprobar la fuente de dicha información? ¿Quién dictamina si esa fuente está a favor del bien colectivo o todo lo contrario? Creo que es importante que cada quién determine qué es verdad para sí mismo, independientemente de dónde provenga la información que se recibe y de quién la propague. La Verdad con mayúsculas, como Verdad única, de momento queda fuera de nuestro alcance, al menos para una gran mayoría. Es casi una prioridad, poder tomar cualquier consigna con pinzas, y dejarla reposar hasta sentir si realmente eso tiene o no que ver con lo que somos cada uno individualmente, como ser irrepetible, a todos los niveles.
(Continúa la lectura clicando en "Más información") 

viernes, 6 de julio de 2012

ALGUNOS TRUCOS PARA RECORDAR LOS SUEÑOS

No todas las recomendaciones sirven por igual a todas las personas. Prueba las que te sean más cómodas y quédate sólo con las que te funcionen mejor:

  • Tener la libreta y un lápiz o bolígrafo cerca de la cama para apuntar cualquier sueño cuando nos despertemos.
  • Descansar lo suficiente. (Esto es importante aunque parezca obvio).
  • Poner el despertador un poco antes de la hora de levantarse, o programarse mentalmente antes de ir a dormir para despertarse sin brusquedades ni sobresaltos unos minutos antes de que éste suene. Eso da un tiempo  para repasar el sueño.
  • No mover la cabeza (sobre todo) ni el cuerpo nada más despertarnos, puesto que hacerlo es la mejor manera de olvidar rápidamente lo que se ha soñado. (Continúa la lectura clicando en "Más información")

miércoles, 21 de marzo de 2012

ECOLOGÍA PERSONAL: BUSCANDO TU AUTOSOSTENIBILIDAD EMOCIONAL, MENTAL Y PRÁCTICA

RECÍCLATE: mira cuales de tus actitudes, reacciones o pensamientos habituales, son realmente aprovechables o se pueden emplear de maneras distintas y aplicándolas a otros ámbitos de tu vida. Las que ya no te sirvan, procura desecharlas sustituyéndolas por otras que sean verdaderamente útiles para acercarte a tu propósito y llegar a tu meta.

Una idea: vigila esos pensamientos negativos que se disparan rápidamente delante de situaciones determinadas y re-enúncialos de manera que no te limiten. Por ejemplo: “Si no aprendo/respondo/trabajo rápido es que soy más lenta/o o más tonta/o (o ambas cosas) que los demás”. La formulación en positivo podría ser: “Me permito el tiempo de aprendizaje que necesito para desarrollar bien una labor nueva/dar una respuesta/realizar un trabajo, sin necesidad de compararme con los demás.” (Continúa la lectura clicando en "Más información")

miércoles, 29 de febrero de 2012

POR TUS SUEÑOS TE CONOCERÁS

QUIEN VE HACIA FUERA, SUEÑA; QUIEN VE HACIA ADENTRO, DESPIERTA. Carl G. Jung

"Un sueño es una carta sin abrir, dirigida a tu nombre" El Talmud

“Cuando alguien no puede soñar su propia vida pierde el mapa de su existencia…”  Cristóbal Jodorowsky


Todos soñamos aunque algunas personas no lo recuerden. De hecho, si algo nos lo impidiese durante demasiado tiempo, empezaríamos a tener alucinaciones, perderíamos el contacto con la realidad y podríamos incluso morir, como se ha comprobado a través de experimentación científica.


Para la mayoría de las personas, los sueños como tales no tienen demasiada importancia, aunque sientan curiosidad y a veces los expliquen como algo extraño o sin sentido alguno. Como mucho –piensan o han oído- es un modo de ordenar la mente y sacar fuera lo que ya no sirve. Y esto también es cierto: nuestro cerebro aprovecha el descanso nocturno para hacer una diligente labor de archivo, abriendo carpetas nuevas, desechando o clasificando información en otras ya existentes, como un programa de ordenador. Aunque los sueños no se pueden reducir a eso y tienen mucho más hondura y riqueza en aportaciones.

Cuando alguien se entera de que trabajo con sueños, suele contarme alguno que ha tenido y me pregunta qué significa, cosa que no le puedo contestar por un motivo muy simple: la persona más adecuada para interpretar un sueño, es la misma que lo ha tenido. Claro que para averiguar el mensaje que está implícito en la historia que se ha soñado, hace falta saber que lo aparece es metafórico casi siempre, y muy pocas veces, literal, y que ese es el idioma que emplea el inconsciente para hablarnos: las imágenes.
(Continúa la lectura clicando en "Más Información")

sábado, 10 de diciembre de 2011

EL RECORRIDO DEL ALMA

Durante varias existencias, el alma experimenta todos los estados, situaciones y vivencias posibles para tener una experiencia global… es el modo de que pueda seguir su ciclo evolutivo, pues como seres humanos estamos durante un tiempo limitado en un cuerpo físico y cuando el alma deja ese cuerpo necesita otro para continuar su viaje, hasta que llegue el momento en que éste sea completado.
Cuando hablo de alma, me refiero a esa parte de nosotros que sigue existiendo a través de innumerables vidas de todo tipo, como forma humana o distinta. El alma va adquiriendo sabiduría a través de esas experiencias que va acumulando, aunque para ella el tiempo no es lineal y hay teorías que afirman que se divide para vivir en más de una dimensión a la vez (lo que serían los “dobles” o “vidas paralelas”), o que está teniendo todas esas experiencias pasadas, presentes y futuras en el mismo instante, y que todas ellas se interrelacionan e influyen mutuamente. Todo eso ni lo afirmo ni lo niego, simplemente apunto a la posibilidad de que sea así, y personalmente estoy abierta a creer en ella.
En todo caso, no pretendo entrar en un debate, pues hay cuestiones que no tienen respuesta o tienen muchas, opuestas y excluyentes (al menos desde esta vida o dimensión actual), pero sí que hay una parte nuestra que “sabe” reconocer si esto le resuena o le parece conocido y plausible.
(Continúa la lectura clicando en "Más Información") 

viernes, 9 de diciembre de 2011

UN VIAJE INTERIOR

(Esto es un fragmento de un viaje interior que realicé siguiendo la metodología chamánica, acompañada solamente por el sonido monótono de los tambores, como se suele hacer en este tipo de práctica. No utilicé ninguna planta sagrada o alucinógeno (hongos, etc.). Lo comparto porque, a pesar de que las palabras se quedan pobres para describirlo con tanta fuerza como lo viví, fue tan real y al mismo tiempo tan distinto a lo que me sucede en el día día,  que quizás consiga transmitir algo que sirva a otros).
(Continúa la lectura clicando en "Más Información")  

CONVERTIRNOS EN NUESTRA MEJOR VERSIÓN ES POSIBLE

Somos seres alquímicos y con un enorme caudal de potenciales en nuestro interior.
Si partimos de la idea de que durante el tiempo que estemos vivos tenemos la oportunidad (y casi diría que la obligación para con uno mismo) de convertir nuestro plomo interior en oro, el trayecto personal toma otro sentido y cobra la dimensión de algo digno de maravillar a quien lo recorre.
Ese plomo que asfixia nuestra creatividad, nos impide conseguir nuestras metas y nos fuerza a manipular a los demás para cubrir ese agujero tan hondo que parece no tener fin, puede convertirse en algo que nos lleve más allá, si somos capaces de mirarnos por dentro y reconocer eso que duele o limita, y que no toleramos y rechazamos en los demás.
El hecho de no conformarse con lo que hay en el presente (¿por qué quedarme en una pequeña parte de lo que soy, si yo soy mucho más que eso?), no es incompatible con el de aceptar todo lo que somos en este momento. Es más, este último, es un paso imprescindible para que se dé la alquimia de la que hablo: si no soy capaz de reconciliarme con mi pasado, con mis padres, con mis defectos, con mis limitaciones, con mis miedos, no voy a poder atravesarlos para llegar al otro lado. Casi todo seguirá igual, o será una lucha titánica para conseguir apenas rascar la superficie. Demasiado esfuerzo para obtener lo que del otro modo deviene por sí solo. (Es decir, en y desde la aceptación). (Continúa la lectura clicando en "Más Información")

jueves, 24 de noviembre de 2011

QUE SON Y EN QUE SE BASAN LAS TÉCNICAS NATURALES

Hay muchas personas a las que les cuesta creer que las técnicas naturales, vibracionales, holísticas, complementarias o alternativas (distintas maneras de nombrarlas) no sean más que un placebo, e incluso las califican de engaño.
Las técnicas alternativas funcionan, y como todo, tienen sus limitaciones, igual que la medicina tradicional o alopática puede solucionar muchas cosas, pero no todas. Además la mejoría depende de varios factores, el más importante: la actitud personal e implicación activa del individuo afectado.

Sin entrar en más detalles respecto a esa parte tan básica, diré también –como receptora y como acompañante en procesos personales, pues he estado en ambas situaciones- que como en cualquier otra profesión, no es la técnica o la herramienta lo que se ha de evaluar, sino la persona que está utilizándola.
Pensar que las técnicas y métodos naturales son ineficaces sin más, obviando sus efectos reales, es producto de la ignorancia muchas veces y del miedo otras, del temor a lo desconocido o a lo que puede parecer extraño. Nos han educado para creer en lo que escuchamos, vemos, tocamos y hacemos, no en lo que sentimos o percibimos.
Cuando hay una actitud de apertura (por lo menos conceder el beneficio de la duda) y confianza pueden suceder y se pueden sentir cosas extra-ordinarias, o sea: las que no se dan en el día a día ordinario o cotidiano. Y eso no tiene por qué ser menos real que lo que vivimos a través de los sentidos físicos, aunque sí es distinto. (Continúa la lectura clicando en "Más Información")

domingo, 13 de noviembre de 2011

¿SOMOS PERSONAS O UN CONJUNTO DE SÍNTOMAS?

En nuestra cultura prevalece una educación que nos condiciona a cuidar el cuerpo a nivel estético o cuando ya se ha instalado la enfermedad, pero nadie nos ha enseñado a escucharlo y a tenerlo en cuenta, respetando sus limitaciones y aprovechando todo su potencial.

Nuestras células almacenan emociones y vivencias incluso desde la etapa prenatal y eso influye en nuestro enfoque de vida, aunque no seamos conscientes de ello. Liberando lo que está aprisionado en nuestro cuerpo físico en forma de emociones o creencias automatizadas determinantes, liberamos también las trabas que nos impiden vivir con más plenitud.

El estrés continuado produce tensiones y dolores que se pueden hacer permanentes, ádemás de alterar la tensión arterial o provocar ataques de ansiedad. Cuando aprendemos a estar en contacto con nuestro cuerpo, somos más capaces de sentir que es lo que necesitamos a cualquier nivel, no sólo físico sino también emocional, y podemos desenvolvernos mejor en lo que nos conviene sin dejarnos influir por lo establecido.

La mayoría de síntomas físicos que aparecen, tanto si son puntuales como crónicos, suelen ser un reflejo de lo que nos está pasando interiormente. Éstos también nos indican que nos estamos moviendo en una dirección que no es la adecuada para el momento concreto de nuestra vida. Lo que nos sirvió en el pasado puede no ser lo mismo que ahora necesitemos, o incluso nos puede estar frenando para conseguir nuestros objetivos.
(Continúa la lectura clicando en "Más información")